La propagación de falsificar billetes hubo un tiempo en el que era continua, ya que muchos malhechores hacían todo lo posible porque sus billetes estuvieran en circulación constante, era fácil ver como en muchos sitios te metían un billete falso sin que te dieras ni cuenta y después nada se podía hacer ya que ese billete no valía para nada y por mucho que reclamaras ya ese billete no tenía ningún valor por lo que se debía estar mucho más atento.

El uso de los detectores de billetes falsos empezó a ser frecuente ya que de esa manera evitaban que ese tipo de billetes se propagaran muy deprisa, en internet se podían encontrar puntos de venta en los que por poco dinero se podían hacer de este tipo de aparatos que iban a evitar el que se les pudiera engañar, aparatos de todas clases como detectores con cargador eléctrico, detectores portátiles con puerto USB, detectores de bolsillo incluso un detector de billetes que hasta los cuenta, pero esos ya son de manera profesional.

hipermaterial foto 2

Como podemos ver nos encontramos con una gran selección con la que evitar que nos puedan engañar, ya que lo mismo da que lo tengamos en casa o que nos lo llevemos con nosotros. Puede ser que haya gente que hasta le parezca excesivo lo que pasa que cuando te pasa más de una vez te das cuenta que todas las previsiones son pocas, desde luego no es nada agradable que vayas a comprar y que no te cojan el billete porque por ejemplo la peluquera, o el del supermercado te lo ha dado falso, muchas veces hablamos de billetes que a simple vista es imposible darse cuenta, están falsificados de una manera tan perfecta que es imposible poder detectarlo así solo con la mano. Yo recuerdo que una persona entendidas me dijo en el sitio en el que debía rasgar para detectar si el billete era auténtico y la verdad que no se equivocaba, lo que pasa que debes tener mucho tacto algunas veces para descubrirlo. Y como vemos son muchas las cosas de las que debemos tener cuidado incluido nuestro dinero el que sudamos y el que nadie nos regala, un triste gracia pero por desgracia real como la vida misma, para que veamos que un aparato de estos al final no es para nada de gente muy exagerada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *